domingo, 29 de junio de 2014

‘Mr. Selfridge’: el americano que revolucionó Londres


Todo el que haya estado en Londres en alguna ocasión y haya paseado por la ajetreada Oxford Street, disfrutando a su paso de las múltiples tiendas y almacenes que ofrece, conoce la popularidad de Selfridges. Los almacenes con el edificio más majestuoso de la emblemática calle de tiendas de Londres, son también conocidos por sus modernos escaparates y por las grandes y lujosas marcas que puedes encontrar en su interior. Los ingleses adoran Selfridges y son ellos los que le han concedido su fama y siguen acudiendo a él para vestirse con lo mejor de lo mejor. Con esta premisa, no es de extrañar que una serie de televisión sobre los comienzos de la ahora cadena de grandes almacenes –ya tienen tienda en Manchester y Birmingham-  fuera todo un éxito. Y así fue.
Mr. Selfridge es un drama de época más, de esos clásicos ingleses que se le dan tan bien hacer a los “british”. De hecho, la cadena de televisión ITV se lanzó a su producción aprovechando el éxito deDownton Abbey y, aunque no ha superado a ésta en cuanto a espectadores (Downton Abbey suele superar los ocho millones, mientras que Mr. Selfridge se queda en algo más de seis), se ha asentado como una de los programas clave de la cadena. Basada en hechos reales, la serie narra la historia de Harry Gordon Selfridge (personaje interpretado por Jeremy Piven, el que ganara tres premios Emmy consecutivos por su papel de Ari Gold en Entourage), un americano adinerado que durante unas vacaciones en Londres decide comprar un majestuoso edificio en la céntrica Oxford Street y buscar inversores para montar sus propios grandes almacenes. Y, aunque en un principio todos lo tomaron por loco, Mr. Selfridge demostró que con un poco de imaginación su sueño de convertir sus almacenes en los mejores de Londres era posible.


Selfridges abrió sus puertas en 1909 y su apertura revolucionó la industria de la moda en Inglaterra y, sobre todo, cambió las costumbres ancestrales de los grandes y lúgubres almacenes ingleses. A través de la serie, somos testigos de cómo Harry introdujo técnicas de marketing hasta entonces desconocidas, revolucionó el arte del escaparatismo y llevó a los ingleses, sobre todo a sus señoras, a disfrutar de las compras y de la moda. Por poner un ejemplo, él fue el primero en sacar el departamento de belleza y maquillaje de su escondite (ya que por aquella época era considerado propio de mujeres indecentes) y llevarlo a la planta baja de los almacenes, justo a la entrada; algo que continúa a día de hoy. Palabras como seducción o pasión nunca habían sido relacionadas con el consumismo hasta que Mr. Selfridge llegó a Londres para convertir su inmensa tienda en los primeros almacenes de moda ingleses. Y como no podía ser de otra manera, en todo drama clásico hay amor, mucha pasión y varios tríos amorosos para enjugar la trama. Cabe decir que, aunque Harry amaba profundamente a su esposa y a sus cuatro hijos y todo lo hacía por ellos, nunca le fue fiel a su adorada Rose.
Recién terminada la segunda temporada en Inglaterra y con una tercera ya confirmada, la serie puede parecer un culebrón en toda regla. Sin embargo, el hecho de tener como segundo protagonista a los propios almacenes y ver con sumo detalle cómo el magnate americano cambió los hábitos mercantiles de los ingleses, la siguen haciendo altamente interesante y recomendable. Todo ello unido a unos elaborados personajes secundarios y a un decorado y un vestuario impecables, hacen de la producción de ITV, una serie a seguir. En España, TVE compró los derechos de emisión de Mr. Selfridge en octubre de 2013. Pero poco más se sabe por ahora… En cualquier caso, os aseguramos que la espera merece la pena.

[Artículo publicado en novemagazine el 29 de abril de 2014]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...