martes, 26 de agosto de 2014

Carta a Robin Williams: Hasta siempre, mi capitán

¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Nuestro viaje ha terminado… Ya no habrá un mañana para ti. Nos dejas tristes y desolados. Tú, que siempre nos hacías reír. El mundo llora tu pérdida; fuiste un grande, un genio… Uno de los mejores. Nos queda el consuelo de pensar que ahora eres libre. Como uno de tus personajes dijo sabiamente: “Sólo al soñar somos libres”. Estamos seguros de que, estés donde estés, has conseguido esa libertad tan anhelada. ¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán!
No queremos que te vayas sin darte las gracias. Una y mil veces si hace falta. Gracias por hacer de nuestra infancia un viaje lleno de risas y de aprendizaje. Gracias por estar ahí; siempre podíamos contar contigo. Gracias por hacerte pasar por una nanny británica para cuidar de tus propios hijos en Señora Doubtfire. Gracias por ponerle voz al genio de la lámpara maravillosa en Aladdín. Gracias por meterte en la piel de Peter Pan y vencer al malvado Capitán Garfio. Gracias por hacernos vivir una intensa aventura con Jumanji y por sacar la mejor de nuestras sonrisas a través de una historia tan dura como la de Patch Adams. Gracias por ese pequeño papel en Nueve Meses dando vida a un ginecólogo ruso algo alocado y por el genial Armand Goldman de Una jaula de grillos, película con la que reímos tantísimo en familia. Gracias por rebosar ternura en el papel de Jack, ese niño en un cuerpo de hombre…
¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Sin ti no habríamos aprendido que hay que luchar por nuestros sueños hasta el final. Clavaste el papel del profesor Keating en El club de los poetas muertos y el de Adrian Cronauer en Good Morning, Vietnam. Te hiciste con la crítica y llegaron los premios y el reconocimiento. Porque nos has hecho reír, y mucho, pero cuando tenías que hacernos llorar, lo hacías a lo grande. Con El indomable Will Hunting te hiciste finalmente con tu Óscar, aunque fácilmente podrías haberte hecho con dos o tres más.
¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! La vida es muy dura y complicada, incluso cuando parece que lo tienes todo. Supongo que el ser humano es mucho más complejo de lo que creemos y hay cosas que jamás llegaremos a entender. Pero está bien; estaremos bien porque, aunque ya no estés, siempre estarás con nosotros. Tengo varios VHS para volver a verte y muchísimos recuerdos de tardes en familia echándonos unas risas con alguna de tus películas. Ahora eres libre, genio. ¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán! Tu viaje ha terminado, pero siempre te recordaremos con una sonrisa.


[Artículo publicado en novemagazine el 13 de agosto de 2014]

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...